viernes, 6 de febrero de 2009

Internet y Educación

El gran impacto de Internet en todos los ámbitos de la sociedad, llevan a analizar los fundamentos teóricos y empíricos que justifican su uso en el ámbito pedagógico.

Utilizar Internet no sólo es estar conectados. Hace falta contar con las instalaciones y el mantenimiento adecuados. Es necesario también que los docentes se capaciten en el empleo de esta tecnología a fin de conocer sus alcances y limitaciones.

En cuanto a las posturas del profesorado frente a esta nueva herramienta, se puede establecer un paralelismo con lo ocurrido en los ochenta con la irrupción de la informática educativa. Si bien una postura tecnófoba no es deseable, tampoco lo es un excesivo entusiasmo a priori. Esto puede ocasionar un desencanto frente a la falta de resultados espectaculares en el corto plazo y en consecuencia llevar a descartar la utilización de este recurso, tal como ocurrió en los ochenta respecto a la herramienta informática. O por el contrario, llevar a un constante aplazamiento del uso del recurso, esperando la llegada de mejores circunstancias.

Igual a como sucedió con la llegada de las PC al ámbito educativo, se vuelven a plantear los mismos interrogantes:

¿Deben constituir los medios tecnológicos nuevos contenidos añadiéndose a los que ya existen formando nuevos bloques y nuevas materias?

¿Es necesaria una nueva alfabetización tecnológica?

O por el contrario deben considerarse como un recurso que potencie el conocimiento de otros contenidos. En definitiva Internet, la telemática, los medios tecnológicos ¿deben ser considerados como contenidos de aprendizaje o como recursos educativos?

Aunque sea instrumental, el conocimiento de Internet o en su momento de otros recursos tecnológicos supone algún tipo de contenido propio.

Cuando se encauza un análisis de Internet desde el punto de vista de su instrumentalidad para el aprendizaje, aparecen tres teorías particularmente idóneas para fundamentar y justificar su validez como herramienta para la enseñanza-aprendizaje.

Estas teorías sustentan la potencialidad de este medio para crear entornos educativos endógenos, según el pedagogo Mario Kaplún. Estos entornos serían aquellos que ponen el énfasis en el proceso y no en los contenidos (modelo tradicional) o los efectos (modelo conductista):

La perspectiva constructivista

Las teorías del aprendizaje constructivistas hacen especial énfasis en la idea del alumno como centro de los procesos cognitivos. Desde la perspectiva del constructivismo (Gagné) en toda situación de aprendizaje hay presentes tres elementos:

1) Los resultados del aprendizaje, o contenidos (qué se aprende),
2) Los procesos (cómo se aprende).
3) Las condiciones de aprendizaje (lo que ha de cumplir una actividad o una situación para que el aprendizaje se produzca).

En esta línea de pensamiento los contenidos serían el resultado del aprendizaje, es decir el cambio que se produce en el material cognitivo del alumno entre el antes y el después de la actividad de aprendizaje.

Los procesos serían el cómo se aprende, es decir la actividad cognitiva que se pone en marcha para efectuar el aprendizaje (estrategias y estilos cognitivos) y que varían según el tipo de aprendizaje (según la naturaleza del contenido: hechos, conceptos) y según la información previa (ideas previas, experiencias).

Estos procesos son internos y en consecuencia sólo observables en sus efectos. En consecuencia el profesor sólo puede intervenir para propiciar el cambio en el material cognitivo del alumno creando las condiciones más favorables para que ese cambio se produzca.

Cada aprendizaje requiere de unas condiciones concretas que se determinan mediante procesos de planificación y de evaluación. Estas condiciones de aprendizaje constan de dos elementos: los recursos educativos, las estrategias de enseñanza y la interacción entre ambos.

Es en este marco de referencia en el que entendemos el uso de los medios informáticos, como recursos educativos específicos que favorecen el aprendizaje de ciertos contenidos (procedimientos, conceptos y destrezas) asociados a situaciones específicas de aprendizaje y en relación con estrategias didácticas propias.

Si consideramos a la informática y a la telemática como medios didácticos, según Rodríguez-Roselló, las concepciones metodológicas subyacentes son:

- Capacidad de interacción
- Entorno de aprendizaje autónomo y abierto.
- Favorecedores de estrategias de exploración y descubrimiento.

Siguiendo a Vygotski, se considera a los medios tecnológicos como instrumentos que amplían las capacidades humanas de conocer y aprender. Los medios tecnológicos encierran la capacidad de codificación y de representación simbólica y conceptual. Son instrumentos reguladores de relación e intercambio.

Teoría del Aprendizaje Situado

En esta teoría el conocimiento es una relación activa entre el individuo y su entorno, y el aprendizaje tiene lugar cuando el aprendiz está envuelto activamente en un contexto instruccional complejo y realista. (Young). El entorno Internet responde a las premisas del conocimiento situado en sus dos características principales: realismo y complejidad.

Internet ofrece la posibilidad de realizar intercambios auténticos entre usuarios provenientes de diferentes latitudes, con entornos culturales diferentes pero con intereses comunes. El alumno que utiliza Internet en situaciones de aprendizaje entra en contacto con situaciones reales: acceso a fuentes documentales, consulta con especialistas, intercambio con otros estudiantes, visitas a museos virtuales, etc. Le puede atribuir a estas experiencias un carácter de verosimilitud y de realidad que no le puede otorgar a un libro de texto o a una hoja de ejercicios.

La Teoría de la Conversación

Se apoya en la perspectiva de Vygotsky para la cual el aprendizaje es por naturaleza un fenómeno social. La adquisición de un nuevo conocimiento resulta de la interacción entre los individuos que participan de un diálogo.

Para la Teoría de la Conversación (Pask) el aprender es un proceso dialéctico en el que un individuo contrasta, confronta, su punto de vista personal con el de otro hasta llegar a un acuerdo. En el transcurso de lo cual y como resultado se produce la incorporación del nuevo material cognitivo.

Según esta teoría, Internet ofrece un entorno de naturaleza social. Permite que individuos o grupos entablen comunicación entre sí a través de la red, donde los participantes tienen la oportunidad de crear una zona virtual de desarrollo próximo (Vygotsky). Internet facilita entonces, la creación de un ambiente social en el cual el aprendizaje es facilitado.

Webibliografía:

Aprendizaje con la Internet – Isabel Borrás – Universidad de San Diego - EEUU
http://www.tierradenadie.de/seminario/aprendizaje.htm

Internet y Educación – Miguel Zapata Ros
http://www.unrc.edu.ar/publicar/cde/2h2.html